Mi cockring no me deja pensar

17/05/2013

Maricas

En 1941, los nazis iniciaron la persecución de los judíos marcando sus casas y ropas con la estrella de David. En los campos de exterminio, los prisioneros homosexuales eran obligados a llevar un triángulo rosa invertido para señalar la razón de su encierro. Salvando las obvias distancias que nos separan de uno de los periodos de la Historia que más deben avergonzar al ser humano, la imagen muestra que cuando se trata de atacar a alguien por razón de su condición, los métodos parecen no haber cambiado mucho.

Esa que veis es la puerta de 2 amigos que han cometido el delito evidenciar ante sus vecinos que son homosexuales. Las asociaciones por la lucha de nuestros derechos llevan años denunciando casos como este. No es un caso aislado, solo otro más. La pintada se la hicieron hace unos días, en Madrid, la que será en 2017 capital mundial del Orgullo LGBT. Sirva esta foto para denunciar en el día Internacional contra la Homofobia que aún queda mucho camino por recorrer para normalizar nuestra vida en esta sociedad. El mismo día en que el Partido Popular termina oficialmente con la primera asignatura que ha intentado luchar en las escuelas contra el odio hacia los homosexuales, la Educación para la Ciudadanía. Esa puerta marcada es la prueba de lo necesario que es educar en favor del respeto y la tolerancia a las minorías. Esta foto debería llegar hoy al ministro Wert para avergonzarle.

No sabemos qué vecino ha sido el cobarde que ha marcado la puerta de mis amigos, pero yo tengo muy claro a quiénes podemos exigir responsabilidad por actos como este: Al Partido Popular y a la Iglesia, responsables de alentar -o no poner todos los medios posibles para evitar- la homofobia que aún existe en nuestra sociedad. Políticos del PP y jerarcas de la Iglesia, vosotros sois corresponsables de los actos de discriminación, de los insultos, de las agresiones; porque en vuestra mano está pararlos.

Mis amigos han decidido no borrar la pintada. Al menos no por el momento. No se avergüenzan, no quieren esconderse. Ojalá otros vecinos la borraran por ellos. Ojalá llamasen a su puerta y les dijeran que a ellos lo que les avergüenza es haber descubierto que en el vecindario hay un vecino homófobo. Ojalá consigamos entre todos que no sean más necesarios días como el de hoy, en el que la FELGTB ha hecho público un informe que denuncia que el 45% de los homosexuales en España tiene miedo a darse la mano en público. El 91% de los españoles ha sufrido o sido testigo de acoso homófobo en la escuela y hasta un 43% de los adolescentes ha pensado alguna vez en quitarse la vida por el acoso debido a su condición sexual.

27/04/2013

Penes, vaginas y viceversa

Filed under: Femenino plural,LGBT — J-osete @ 4:10 PM
Tags: , , ,

Hay mucha gente que se pregunta a menudo si hay algo más tonto que un gay de derechas –al menos en este país donde la derecha, al contrario de lo que sucede con determinados partidos conservadores del norte de Europa, no tiene ningún complejo en legislar contra los derechos civiles de gays, lesbianas y trans a golpe de hostia consagrada-. Y así a bote pronto se me ocurre que sí, que bastante más imbécil que traicionarnos a nosotros mismos dando nuestro voto a un partido homófobo es hacerlo convirtiendo a los demás en víctimas de lo que sufrimos: la intolerancia. Nunca he entendido el machismo en los gays, ni la misandria en las lesbianas, como nunca he entendido a los negros o gitanos, homófobos o machistas. En definitiva, soy incapaz de entender que el que haya sido víctima de algún tipo de discriminación pueda responder con odio o desprecio a cualquier otra condición humana. Si algo bueno puedo sacar de la infancia y la adolescencia que me tocó vivir por ser el ‘marica del barrio’, es que aprendí el valor del respeto y la tolerancia. Únicamente se me ocurre un tipo de personas con las que hay que tener tolerancia cero: los intolerantes.

Al hilo de esta reflexión habría, desgraciadamente, tantos palos que tocar que podría escribir un libro. Hoy me gustaría tratar uno de ellos: En nuestro país ya no se pregunta a una pareja homo quién hace de hombre y quién de mujer en la relación (aunque a mí nadie me ha aclarado todavía si en una pareja hetero es la mujer la que se viste de hombre para follar o el hombre el que se viste de mujer para hacer ‘la tijera’); pero se resisten a desaparecer los prejuicios asociados los supuestos límites que han de separar lo masculino y lo femenino; censurándose la sensibilidad, el amaneramiento, el travestismo o el transexualismo como si hubiera algo intrínsecamente malo en el deseo de los demás de vivir con libertad su propia identidad cuando esta rompe dichos límites -que no olvidemos que es la misma libertad que reclamamos para nosotros en otros muchos ámbitos de nuestra vida-. Pero lo inmoral no es contravenir unas supuestas buenas maneras en el ser y el estar, sino pretender lapidar con un sentimiento de vergüenza que cada uno de nosotros expresemos lo que somos y sentimos cuando nos salimos de los renglones marcados por la mayoría ‘biempensante’.

La vergüenza es un concepto inventado por gente gris y llena de complejos. Gente que sufre la triste envidia de ver cómo otros disfrutan de su vida con una libertad que ellos no tienen. Es entonces cuando surge ese sentimiento mezquino del ser humano que nos dice que debemos avergonzarnos de vestir cierta ropa, de llevar este pelo o aquel maquillaje, de amar a otro hombre siendo hombres o a otra mujer cuando se es una de ellas, de sentirnos mujeres si nacimos con pene u hombres si lo hicimos con vagina. No somos nosotros quienes debemos avergonzarnos de vivir nuestra vida con libertad, son ellos los que tienen que sentir vergüenza por pretender cambiar a los demás cuando lo que les falta es el valor necesario para cambiarse a sí mismos.

Entendería que la Iglesia se mostrase beligerante con p.e. el transexualismo si cada vez que alguien se hiciera una vaginoplastia, su dios fulminase con un rayo cósmico a un cura. Pero lo cierto es que cuando una mujer que siente que ha nacido en el cuerpo equivocado pasa por una operación de reasignación de sexo, la única consecuencia objetiva de esto es que hay una persona feliz más en el mundo.

Tengo una amiga que lleva toda la vida luchando por conseguir eso. Tuvo que dejar su país en busca de un lugar donde vivir con la libertad que su entorno le negaba. Un sitio donde ser algo tan simple como ella misma. Un sitio donde encontrar algo tan complejo como la felicidad que todos merecemos. Hermosa, sensible, frágil y llena de amor, pelea a diario contra los prejuicios de las neuronas rapadas que no entienden el anhelo de buscar la felicidad más allá de esos límites que pretende marcarnos las sociedades intolerantes. Sus amigos, los que son ahora su familia por quererla como solo una verdadera familia sabe hacerlo, han iniciado una campaña con objeto de conseguir el dinero necesario para que el resto del mundo la vea como ella se ve desde que tiene uso de razón. Yo quiero con este artículo aportar mi granito de arena para ayudarla. Si queréis y podéis colaborar, en el siguiente número de cuenta podéis aportar los vuestros:

Titular: C. Berdejo da Costa

Código IBAN: GB66 LOYD 7791 3822 9222 68

Sois más 1600 amigos en Facebook y a euro por cabeza podemos no cambiar el mundo, pero sí cambiar el suyo.

09/04/2013

Marriage pour toutes!

Marriage pour toutes!

¡Ole por Elle! Portada lésbica en Francia para defender el matrimonio igualitario.

31/05/2012

Sin vergüenza

¿Eres de los que opina que la pluma histriónica de Boris Izaguirre en Crónicas Marcianas afectaba negativamente al colectivo gay? ¿o que el personaje Fidel en Aída perjudica la lucha por nuestros derechos?

¿Eres de esos que piensa que las musculocas de tanga alto, las piernas velludas sobre tacones o el gloss bajo un bigote menoscaban la legitimidad de nuestras reivindicaciones el día del Orgullo?

¿Crees que merece más respeto un gay sin pluma que uno que se vista con bata de cola y al que se le encienda la vida imitando a La Jurado (diosa la tenga entre sus senos)?

Algunos creen que la lucha por normalizar nuestras vidas en la sociedad significa encajar en los moldes de comportamiento que ciertas mentes biempensantes consideran apropiados. Otros creemos que la normalización supone terminar con los prejuicios asociados a los roles que se supone que debemos asumir en tanto que hombres y mujeres, para abrir un nuevo periodo de convivencia en el que se respete la libertad de cada individuo para expresar su personalidad al margen de los convencionalismos sociales.

El desfile del día del Orgullo LGBT se abre en Madrid con miembros de ONGs, partidos políticos y sindicatos con todo tipo de eslóganes reivindicativos. Suelen vestir como cualquier otro día y rara vez protagonizan las fotos de los medios reaccionarios que cubren el evento. La manifestación continúa con carrozas que presentan diferentes microcosmos de la realidad que conforma el arcoíris LGBT: Transexuales, lesbianas, musculosos, travestís, fetichistas de los uniformes y de todo tipo de materiales (cuero, látex, guatiné…), drag-queens, orondos osos, peludos lobos, saltarinas gacelas Thomson… Este suele ser el objetivo de las cámaras de La Razón, ABC o Intereconomía. El patrón es siempre el mismo: Escogen a los manifestantes que ofrezcan una imagen que escandalice a sus lectores por cuestionar lo que ellos consideran “decente”, para prestarse a continuación a un repetitivo discurso homófobo que suele terminar con algo parecido a “¿de verdad cree usted que Dios aprobaría que esos 2 hombres pintados como puertas y vestidos de mujer adoptasen un niño?”.

Según el diccionario de la RAE, la decencia define por igual recato y honestidad, y quizás de ahí venga un juicio que mezcla maliciosamente al monje con su hábito, olvidando lo sabio que es nuestro refranero al respecto. Igual ha llegado el momento de redefinir el concepto de decencia dado que hay muchas putas muy honradas aunque poco recatadas y mucho sinvergüenza con la camisa del traje perfectamente abotonada hasta el cuello.
Hace tiempo tuve ocasión de ver salir de uno de los edificios de la City londinense a un ejecutivo con un elegante traje chaqueta y… tacones. Lo más sorprendente de la escena para mí, como español, es que nadie parecía sorprendido a nuestro alrededor. En España dudo mucho que ningún banco contratase a un hombre -por bueno que fuera su CV- si, por la razón que fuese, quisiera llevar tacones; aunque mejor nos hubiera ido si en vez de gestores corruptos con blancos calzoncillos, nuestras cajas hubiesen sido dirigidas por honrados gestores con bragas de encaje.

Por otro lado, conozco no pocos gays que critican el “carnaval” en el que dicen que se ha convertido el Orgullo. Se avergüenzan de todo lo que condenan los prejuicios de esas personas que, si pudiesen, nos volverían a encerrar en los armarios de las peores dictaduras, fascistas, comunistas o religiosas –que poco importa la diferencia cuando se trata de lesbianas, gays y transexuales-. Tolerar a los que “no se les nota” siempre que “lo lleven con discreción” forma parte de ese hipócrita “don’t ask, don’t tell” que, con la excusa de que la orientación sexual es un asunto privado, intenta robarnos la libertad de vivir públicamente nuestra orientación afectiva, tan pública como la de cualquier pareja hetero que pasee de la mano mostrando su amor por cualquier calle de cualquier pueblo de España.

El sentimiento de orgullo que visibilizamos cada 28 de junio defiende la diversidad y la libertad. Los que abren la manifestación llevan años –cuando no toda la vida- luchando para los que la cierran puedan bailar sobre tacones soltando toda la pluma que les salga del coño, tengan pene o vagina. Si no compartes este sentimiento, mejor quédate en casa. Si crees que nuestra sociedad será mejor en la medida en la que respete y proteja a las personas que la conforman para que puedan expresar con libertad su propia identidad entonces no importa si eres lesbiana, gay, trans, bi o heterosexual, con pluma o sin ella, con la raya a un lado o rubias coletas, con cristiano calzoncillo o tanga de lentejuelas, sé bienvenid@ porque compartimos una misma causa.

04/01/2012

Ana, Mata

El XV Congreso Nacional sobre el Sida se celebrará en Madrid en junio de 2012. El lema de esta año será “Prevenir más, diagnosticar antes, tratar mejor” y con ello, explica Juan Carlos López Bernaldo de Quirós, Presidente del Comité Organizador, se pretende abordar en profundidad el grave problema que suponen las infecciones por VIH sin diagnosticar, y las distintas vías de abordar el “diagnóstico precoz”.

Se estima que entre un 20% y un 25% de las personas infectadas no saben que tienen esta enfermedad, y el 40% de los diagnósticos que se están realizando en los hospitales son tardíos, es decir, corresponden a personas que ya tienen desarrollada esta enfermedad e infecciones asociadas. Estas cifras dan una medida de la importancia que tiene la prevención en la lucha contra la expansión de esta enfermedad en nuestro país, donde se registran cada año una media de 3.500 nuevos casos.

Para más información pincha en la siguiente imagen:

Ante este trágico panorama, el PP, en su innecesario programa de recortes, ha decidido suprimir el Programa Nacional sobre el SIDA, lo que tendrá un efecto devastador en la lucha contra la expansión de esta epidemia en nuestro país. Los recortes aprobados por el gobierno de Rajoy tienen como excepción la financiación de la Iglesia Católica, que siempre podrá rezar por la salvación de las almas de las futuras víctimas de la politica sanitaria de la señora Mato.

Las palabras no son inocentes.

Esto se suma a las recientes declaraciones de la nueva ministra de Sanidad, que ponen de manifiesto el talante de esta mujer ante la violencia machista. Es lo que tiene la hipocresía típicamente “popular”: Los que dicen ahora que “lo importante no es la definición” son los que no han parado de echar espuma por la boca contra el uso de la palabra matrimonio para referirse al derecho que nos asiste a gays y lesbianas. Por supuesto que las palabras son importantes. Ignorarlo es muy peligroso cuando lo que está en juego es la lucha integral contra la cultura machista que existe en nuestro país, que nos afecta en múltiples ámbitos, y que tiene su manifestación más extrema en el reguero de muertes que provoca todo los años.
Es triste comprobar cómo en foros de todo tipo se refieren a la violencia de género como un concepto “inventado” por los socialistas. Bromean con la importancia que Leire Pajín le dio al lenguaje no sexista y, como en otros muchos debates de índole social, una venda dogmática parece cegarles en un aparente objetivo de destruir el legado del gobierno de Zapatero sin pararse a juzgar dicho legado en términos no políticos. El término “violencia de género” fue acuñado en la convención de la ONU sobre la mujer celebrada en Pekín en 1995, en una declaración tiene el apoyo de los organismos internacionales y asociaciones de mujeres. Se entiende por violencia de género “cualquier acción u omisión intencional que dañe o pueda dañar a una persona porque se desvía de los estereotipos socialmente construidos”. En una sociedad patriarcal y machista este tipo violencia se ejerce contra las mujeres, por eso también es correcto denominarla violencia machista. Hay diferentes tipos de violencia de género: La violencia contra la mujer en las relaciones de pareja, el tráfico sexual de mujeres o la mutilación genital femenina son algunas de sus formas.

Señora Mato, la ignorancia mata, y políticas sociales y sanitarias basadas en la ignorancia también.

10/10/2011

Gehitu nº 71

Publicado originalmente en flickr, ha sido incluído este mes en el nº 71 de la revista Gehitu.

08/09/2011

Gehitu nº 70

“Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta”. Ana Botella, hortopolítica, en una entrevista con la Agencia EFE, sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. (11/10/2004).

Publicado originalmente en 2006 en flickr, ha sido incluído este mes en el nº 70 de la revista Gehitu.

15/06/2011

“Orgullo Hetero”

Publican en la revista de Gehitu mi artículo sobre el “Orgullo Hetero”: doc.gehitu.org/magazine/Gehitu%20Magazine%2068.pdf

02/06/2011

Taboulé

Maravilloso corto ganador del III Concurso de Cortos RNE. Taboulé es una historia sobre códigos secretos dirigida por Richard García Vázquez que puedes ver aquí: http://www.rtve.es/alacarta/videos/concurso-de-cortos-rne/iii-concurso-cortos-rne-taboule/1102450/.

31/05/2011

Educación para la Ciudadanía

Hay lugares en los que no cumplirás 12 años si eres homosexual

Tenía 11 años, se llamaba Jaheem Herrera y vivía en Georgia (EEUU). Se ahorcó en su dormitorio porque era víctima de un continuo acoso por ser homosexual.

O lo pareces

Tenía 11 años, se llamaba Carl Joseph Walker-Hoover, vivía en Massachusetts (EEUU). Se ahorcó por el acoso de sus compañeros de clase, que le llamaban maricón y se burlaban de su forma de vestir a pesar de que él no se consideraba homosexual.

 

La asignatura de Educación para la Ciudadanía que pretenden eliminar del sistema educativo el Partido Popular y la Conferencia Episcopal tiene entre sus objetivos que este tipo de casos no se dé en nuestro país.

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.