Mi cockring no me deja pensar

17/05/2013

Maricas

En 1941, los nazis iniciaron la persecución de los judíos marcando sus casas y ropas con la estrella de David. En los campos de exterminio, los prisioneros homosexuales eran obligados a llevar un triángulo rosa invertido para señalar la razón de su encierro. Salvando las obvias distancias que nos separan de uno de los periodos de la Historia que más deben avergonzar al ser humano, la imagen muestra que cuando se trata de atacar a alguien por razón de su condición, los métodos parecen no haber cambiado mucho.

Esa que veis es la puerta de 2 amigos que han cometido el delito evidenciar ante sus vecinos que son homosexuales. Las asociaciones por la lucha de nuestros derechos llevan años denunciando casos como este. No es un caso aislado, solo otro más. La pintada se la hicieron hace unos días, en Madrid, la que será en 2017 capital mundial del Orgullo LGBT. Sirva esta foto para denunciar en el día Internacional contra la Homofobia que aún queda mucho camino por recorrer para normalizar nuestra vida en esta sociedad. El mismo día en que el Partido Popular termina oficialmente con la primera asignatura que ha intentado luchar en las escuelas contra el odio hacia los homosexuales, la Educación para la Ciudadanía. Esa puerta marcada es la prueba de lo necesario que es educar en favor del respeto y la tolerancia a las minorías. Esta foto debería llegar hoy al ministro Wert para avergonzarle.

No sabemos qué vecino ha sido el cobarde que ha marcado la puerta de mis amigos, pero yo tengo muy claro a quiénes podemos exigir responsabilidad por actos como este: Al Partido Popular y a la Iglesia, responsables de alentar -o no poner todos los medios posibles para evitar- la homofobia que aún existe en nuestra sociedad. Políticos del PP y jerarcas de la Iglesia, vosotros sois corresponsables de los actos de discriminación, de los insultos, de las agresiones; porque en vuestra mano está pararlos.

Mis amigos han decidido no borrar la pintada. Al menos no por el momento. No se avergüenzan, no quieren esconderse. Ojalá otros vecinos la borraran por ellos. Ojalá llamasen a su puerta y les dijeran que a ellos lo que les avergüenza es haber descubierto que en el vecindario hay un vecino homófobo. Ojalá consigamos entre todos que no sean más necesarios días como el de hoy, en el que la FELGTB ha hecho público un informe que denuncia que el 45% de los homosexuales en España tiene miedo a darse la mano en público. El 91% de los españoles ha sufrido o sido testigo de acoso homófobo en la escuela y hasta un 43% de los adolescentes ha pensado alguna vez en quitarse la vida por el acoso debido a su condición sexual.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.